¿Cómo el teletrabajo promueve la conservación de la energía?

Internet es una gran industria y sigue en continuo crecimiento. Ahora, siendo un sistema de comunicación de gran alcance, Internet parece que está cambiando la forma en que la gente se comunica. La “World Wide Web” nos ha proporcionado un medio económico para estar en contacto con cualquiera con sólo un ordenador y una línea de Internet. Somos capaces de conectarnos a las empresas, escuelas, bibliotecas, gobiernos, negocios y particulares en todo el mundo sin que nos cueste un ojo de la cara.

Y gracias a Internet, el teletrabajo se ha convertido en un modelo de trabajo factible. No solamente Internet ha mejorado el sistema de comunicación, sino que también está mejorando el trabajo y promoviendo el empleo. El teletrabajo o trabajo a distancia es uno de los mayores avances en las prácticas de trabajo. Básicamente se trata de una forma alternativa de trabajar a través de transferencia electrónica de datos. El trabajo es ejecutado ya sea por teléfono, fax, correo electrónico o conferencias por video y voz. El teletrabajo es simplemente empleo a distancia, cuando un trabajador o empleado realiza un trabajo desde casa o cualquier ubicación remota fuera de la oficina.

Esta forma de trabajo parece reducir costes laborales ya que no hay necesidad de preparar espacio de trabajo y equipos para el empleado en la oficina. Pero no se trata sólo de los beneficios que obtienen las empresas por el teletrabajo, es también el ahorro enorme de recursos que se obtiene. El teletrabajo también aborda el gran problema en la conservación de energía.

Dado que el teletrabajo permite a los empleados no desplazarse a la oficina, el tráfico de vehículos se reduce y la energía se conserva. Dado que habrá menos necesidad de trasladarse – ya sea a través de vehículos públicos o privados – los recursos relacionados con los vehículos y los materiales se conservan mejor. Se necesita mucha energía para producir y los transportes y la reducción de su utilización contribuiría mucho a la conservación de energía. Se ahorra combustible debido a que hay menos vehículos que necesitan combustible para funcionar y la construcción y reparación de carreteras se reduce en un alto porcentaje, ya que habrá una menor necesidad de estacionamientos, caminos y carreteras menos transitadas. Y por supuesto, si hay menos gente para usar las carreteras, el mantenimiento y expansiones también se reducirán.

Ahora bien, esta es sólo la energía que se consume cuando los trabajadores van a trabajar. Una vez que los empleados llegan a la oficina, se gastará más energía… El espacio de las oficinas, la adquisición de locales para oficinas y el uso de aire acondicionado o calefacción, iluminación y electricidad para trabajar desde la oficina incremente la necesidad de consumo de recursos. Y mientras esta energía se gasta en la oficina a menudo se gasta en las casas, por lo que gastamos energía por duplicado. Ahora bien, si un trabajador sólo utiliza la energía consumida en su casa, se podría sacar el máximo provecho y entonces se podría conservar más energía.

El teletrabajo, de hecho, es algo que las empresas deben considerar. Los beneficios no son sólo para la empresa y el trabajador, sino también para el medio ambiente de la sociedad en la que vivimos.

 

OpenMart  Telework Innovation – Licencia CopyLeft. Puede utilizarlo citando al autor y enlazando con www.openmart.es
Rafael Zamora Garrido
Rafael cuenta con 18 años de experiencia en el sector de las TIC y más de 10 años haciendo “Smart Working”. Se encarga de coordinar y dirigir las operaciones cotidianas, el desarrollo de productos/servicios y la estrategia de OpenMart.

Leave A Comment

Uso de cookies

Utilizamos las cookies de Google Analytics para realizar medición y análisis estadístico de la navegación de nuestros visitantes y mejorar así nuestra oferta de productos y servicios. Al navegar por nuestra web, entendemos que aceptas su instalación. Política de cookies. CERRAR